Somos Todos Uno

     
 
Home Home Volver Volver

 

Sobre el suicidio

por: WebMaster
 
Sobre el suicidio
 

Autor Andrea Pavlovitsch
contato@andreapavlovitsch.com

Traducción de Teresa
teresa_0001@hotmail.com

Yo tuve depresión severa. Empezó a los 22 años, casi al final de mi primera facultad, acompañada de síndrome de pánico. Cuando empecé con la medicación el médico pidió que no me dejasen sola, ni con cuchillos u objetos cortantes o medicamentos a mano. El deprimido severo, cuando empieza la medicación y ya se va sintiendo mejor puede cometer suicidio.
Por tres veces estuve a punto de matarme. Dos de las veces lo dispuse todo, incluyendo una carta de despedida para mis padres, para tirarme desde piso undécimo.
En la otra fui más impulsiva y cogí el arma que mi padre mantenía en casa (el tenía un cargo en Justicia y podía portarla), la metí en la boca y esperé deshecha en llantos a que el valor para hacerlo llegase. Afortunadamente y, hoy lo creo así, por protección espiritual, el valor no vino.

Superé la dolencia con años de terapia, autoconocimiento y una conexión verdadera con Dios. El Dios en mí.
El suicidio es una manera de matar tu dolor. El dolor de la depresión, el dolor del inmenso vacío que te corroe por dentro de modo inexplicable. De hecho, nadie quiere morir, sino matar lo que hace daño, el mal, el Darth Vader dentro de sí. Ese dolor puede venir por varios motivos, pero al final no es más que eso: dolor.

El suicida no es egoísta ni tampoco está pensando sólo en sí mismo. El suicida no piensa. Lo racional se ha ido hace mucho tiempo cuando alguien atenta contra la propia vida. No existen hijos, ni padres, ni amor. El amor es cosa que alguien en esas condiciones no es capaz de alcanzar. Sólo quiere que aquello pase, aquella tortura, día tras día. Sólo necesitamos alivio.
Siendo así, como alguien que ha estado muy cerca de eso, y hablando de un lugar de cura que tardé años en encontrar, lo que él necesita no es que lo juzguen, sino que le ayuden.

Necesita ayuda para volver a encontrarse. Comprensión de su dolor, un dolor que por fortuna no todo el mundo va a tener que pasar. Una lucha interna entre el bien y el mal.
El verdadero suicida no avisa, no deja rastros. Sólo va y lo hace. Lo que necesitamos observar es la tristeza, la falta de disposición, el deseo de que todo termine pronto. Y ayudar a persona con enfermedades mentales, tal como ayudamos a alguien con cáncer o con cualquier otra enfermedad física.
Es dolor. Profundo dolor. Y merece respeto.

somos todos uno WebMaster o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: info@somostodosum.com.br


Otros artículos


  Videos
 

 


  Ejercicios
 
Ejercicios Mapa Astral
Ejercicios Vidas Pasadas
Ejercicios Baraja Gitana
Ejercicios Juego de las 3 runas
Ejercicios Cuál es el color de tu miedo
Ejercicios La numerologia de las Relaciones
Ejercicios Constelaciones Familiares
Ejercicios Alineando los 7 centros energéticos de tu cuerpo
Ejercicios Mensaje del Sabio
Ejercicios I ching
Ejercicios Juego del Tarot Stum
Ejercicios Tarot de los Angeles
Ejercicios La numerologia de los colores que faltan en tu nombre
Ejercicios Central de la meditación
Ejercicios Tarot de las Relaciones
Ejercicios La cura del alma a través de los colores
 



 



© Copyright 2000-2018 - Somostodosuno.com - Todos los derechos reservados