Home Volver

 

¿Hablas sola? ¡Entonces eres normal!

por: WebMaster
 
 ¿Hablas sola? ¡Entonces eres normal!
 

Autor Nathalie Favaron
mapadaalma@gmail.com

Traducción de Teresa
teresa_0001@hotmail.com

Recuerdo cuando solía despertarme en torno a esa hora. A las cinco, cinco y media, yo era despertada para charlar con mi alma. Escribía a veces páginas y más páginas de un largo texto repleto de enseñanzas milenarias. Otras veces eran poesías cortas y dulces. Hoy despierto afligida.
Al respirar y conectarme con esa parte que pide la palabra, la energía vuelve a fluir.
Son tantas cosas al mismo tiempo que aun siendo hábiles mis manos tienen cierta dificultad para acompañar el pensamiento.
Me acuerdo de una frase que aprendí hace años y que con frecuencia repito a mis clientes:
- Caminemos a la velocidad con que tu parte más lenta se sienta segura para continuar.
Acordándome de ella, consigo oír y permitir que esa voz afligida dentro de mí pueda hablar.
“No quiero seguir así… no quiero desistir, pero necesito un ritmo más lento…. quiero saborear cada fase. Aprender con cada paso. Verificar el proyecto nuevamente. Revisar las plantas y estudiar la composición de la gran imagen”. - Esa es la voz dentro de mí que comienza la conversación.

“No se trata de miedo o inseguridad, sino de comprobar los detalles. No quiero que me lleve la corriente del río. Quiero dirigir el barco, comprobar la brújula y ajustar el curso. Quiero poder detenerme y apreciar el paisaje de una linda playa desconocida. Quiero disfrutar el camino. No tengo un lugar específico a donde llegar. Me atrae descubrir lo escondido.
Hoy prefiero un velero a la lancha veloz.
Quiero permitirme llegar a puerto y hacer una caminata al sol tibio, percibiendo cómo mis pies van hundiéndose en la arena fina y blanca.
No me apresures”.

Leo nuevamente la petición simple y verdadera y percibo la madurez revelada en esas palabras.
No es la niña, ni la adolescente. No siento la impetuosidad de la juventud ni tampoco el peso de una vieja alma.
Reconozco mi Yo adulto, actual, sabio. En la gentileza del discurso me conecto con la sabiduría de lo femenino sagrado.
La mujer sensata, ponderada, que sabe que no agradará a todos pero aun así asume su posición y soporta las consecuencias.
Le digo internamente con una discreta sonrisa:
- ¡Bienvenida, Querida! ¡Es muy bueno recibirte a bordo! El barco es tuyo. Asume el timón, enciende el motor, iza las velas, o arroja el ancla y pasa la noche admirando las estrellas en el cielo.
En medio del diálogo interior, una nueva frase surge para mí:
- Proseguiremos a la velocidad con que tu parte más sabia esté lista para decidir el camino.
Permítete conversar con tus partes internas. Dales a todas la oportunidad de hablar, a fin de cuentas, ¡el Barco es tuyo!

somos todos uno WebMaster o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: info@somostodosum.com.br


Otros artículos



  Videos

 

 

  Ejercicios

 
Mapa Astral
Vidas Pasadas
Baraja Gitana
Juego de las 3 runas
Cuál es el color de tu miedo
La numerologia de las Relaciones
Constelaciones Familiares
Alineando los 7 centros energéticos de tu cuerpo
Mensaje del Sabio
I ching
Juego del Tarot Stum
Tarot de los Angeles
La numerologia de los colores que faltan en tu nombre
Central de la meditación
Tarot de las Relaciones
La cura del alma a través de los colores
 



 



© Copyright 2000-2017 - Somostodosuno.com - Todos los derechos reservados