web analytics
   

EL SITIO DE AUTOCONOCIMIENTO

   
Home Volver Inscribirse Quiénes Somos Indicalo a un Amigo Añadir a los Favoritos
 
¿Por qué es tan difícil hablar sobre nuestra niñez?
¿Por qué es tan difícil hablar sobre nuestra niñez?
:: Rosemeire Zago ::


Traducción de Teresa
teresa_0001@hotmail.com

Pocas personas tuvieron una niñez feliz, y ya que la mayoría pasó por situaciones que le hicieron sufrir, es natural no querer recordar. El caso es que nadie tuvo una niñez perfecta y por eso mismo nadie quiere acordarse de lo que un día le causó tanto dolor. Pero lo que muchos no saben es que ese dolor sentido aún en los primeros años de vida puede estar más presente de lo que se imaginan.

¿Cuáles son tus recuerdos de infancia? Algunas personas sólo tienen recuerdos de su niñez a partir de los 10 o 12 años, otras recuerdan sus primeros 2 o 3 años, y es bastante difícil tener recuerdos de antes de esta edad. Y están además aquellos que dicen no tener ningún recuerdo de la niñez. Y tú, ¡cuál es el recuerdo más antiguo que tienes de ti mismo? Si se te hace difícil, empieza por acordarte de la escuela, de lo que te gustaba comer, jugar, cuáles eran los amiguitos que tenías, cómo era la casa donde creciste o lo que más te ha marcado. Puede ser que hayas sufrido algún tipo de abuso y te sea difícil hablar sobre eso. Lo comprendo. Pero mientras no te enfrentes a ese pasado, que sepas que él continuará haciéndose presente.

Puede que te estés preguntando: pero ¿qué importancia tiene eso? ¿Para qué pensar en el pasado si no puedo modificarlo? Pero ¿has pensado que ese pasado puede continuar muy presente, y que al explorar sobre él, tú podrás comprender mejor tus relaciones con los demás y contigo mismo? Sí, es cierto que no puedes modificar tu pasado, pero hay ciertas técnicas que aportan gran alivio en ciertas heridas, abiertas cuando todavía éramos tan indefensos. Y también podrás descubrir que aquella imagen tan distorsionada sobre ti mismo no corresponde a quien tú eres de verdad. ¡Y eso puede ser liberador! Descubrir que si te han dado alguna paliza no fue porque tú eras malo ni porque la merecías y que ningún niño merece ser maltratado, puede marcar una gran diferencia en tu autoestima y en el modo en cómo te tratas a ti mismo hoy.

Todos nosotros arrastramos situaciones de nuestra niñez que han quedado guardadas en nuestro inconsciente, y sin que nos demos cuenta, pueden hacerse presentes. ¿Cómo es eso? ¿Te has fijado en cómo te tratas a ti mismo? ¿Sabías que tendemos a tratarnos del mismo modo en cómo fuimos tratados de pequeños? Por ejemplo, si tú te sentiste abandonado de niño, es muy probable que sigas abandonándote, o incluso teniendo relaciones con personas que te abandonen. Puede ser también que tengas un jefe tan autoritario como tu padre lo era contigo. O peor todavía, puedes repetir con tus hijos aquellos mismos comportamientos que tus padres tuvieron contigo. Puedes sentir gran dificultad en defenderte, como aquella criatura que cuando lloraba o corría para no llevar una bronca o una paliza, era más castigada todavía. En fin, muchas situaciones que vivimos en la vida adulta son reflejos de cómo fuimos tratados durante nuestros primeros años de vida.

Una de las mayores secuelas de aquello que vivenciamos y sentimos durante la niñez es la repetición de patrones de relaciones y/o comportamientos. Y ese patrón sólo puede romperse cuando tenemos consciencia de su origen.

Alice Miller, que ha escrito muchos libros y ha estudiado sobre la importancia de la ruptura del silencio acerca del sufrimiento en la infancia ya decía: La consciencia de los sentimientos de la infancia no mata, libera. ¡Pura verdad!

Las personas que atiendo en el consultorio, a menudo acuden a mí precisamente para explorar los dolores que fueron sentidos y reprimidos en la niñez, porque perciben cuánto el pasado continúa contaminando sus vidas. Otras sólo se dan cuenta de ello durante el transcurso del proceso. ¡Y cada vez más confirmo la diferencia que marca el acoger a ese niño herido que aún vive dentro de nosotros!

Muy pronto estaré dando un taller presencial en São Paulo para ayudar a adultos a identificar las posibles causas de sus dolores pasados, y que aún se hacen presentes. Si deseas más información ve a mi Sitio: link – en él encontrarás vídeos y fotos de los talleres ya realizados, o bien entra en contacto: 55 (11) 99950-5095 o e-mail.


Vea tambiém:
Por que é tão difícil falar sobre nossa infância?

Rosemeire Zago psicóloga clínica CRP 06/36.933-0, com abordagem junguiana e especialização em Psicossomática. Estudiosa de Alice Miller e Jung, aprofundou-se no ensaio: `A Psicologia do Arquétipo da Criança Interior´ – 1940.
A base de seu trabalho no atendimento individual de adultos é o resgate da autoestima e amor-próprio, com experiência no processo de reencontrar e cuidar da criança que foi vítima de abuso físico, psicológico e/ou sexual, e ainda hoje contamina a vida do adulto com suas dores.
Visite seu Site e minha Fan page no Facebook.
Email: r.zago@uol.com.br


Me gustó este artículo?
Imprimir este artículo Envíalo a un amigo Otros artículos



 

  Ejercicios

Mapa Astral
Vidas Pasadas
Baraja Gitana
Juego de las 3 runas
 
Cuál es el color de tu miedo
La numerologia de las Relaciones
Constelaciones Familiares
Alineando los 7 centros energéticos de tu cuerpo
Mensaje del Sabio
I ching
Juego del Tarot Stum
Tarot de los Angeles
La numerologia de los colores que faltan en tu nombre
Central de la meditación
Tarot de las Relaciones
La cura del alma a través de los colores


 

  Videos

 

 


Navegación   Categorias   Ejercicios
Home   Almas gemelas   Mapa Astral
Quiénes Somos   Astrologia   Vidas Pasadas
Inscribirse   Cuerpo y mente   Baraja Gitana
Indicalo a un Amigo   Espiritualidad   Juego de las 3 runas
Añadir a los Favoritos   El Despertar   Cuál es el color de tu miedo
      Psicología   La numerologia de las Relaciones
      Clube   Constelaciones Familiares
           
© Copyright 2000-2017 - Somostodosuno.com - Todos los derechos reservados