web analytics
   

EL SITIO DE AUTOCONOCIMIENTO

   
Home Volver Inscribirse Quiénes Somos Indicalo a un Amigo Añadir a los Favoritos
 

La Quietud de la Mente - Prácticas Renovadoras
La Quietud de la Mente - Prácticas Renovadoras
:: WebMaster ::


por Marcelo Hindi - contato@terapiaviverbem.com.br

Traducción de Teresa - teresa_0001@hotmail.com

La mente trabaja incesantemente en todo tiempo y los pensamientos fluyen continuamente; incluso con el cuerpo en reposo, la mente permanece en actividad, y a veces en intensa actividad. De ese modo, relajarse parece más difícil que no relajarse, y el desgaste de la mente es tanto o más expresivo que el desgaste del cuerpo. Hay situaciones en las cuales tenemos la impresión de que nuestra voluntad está cansada, tan grande es la fatiga que se percibe en la mente. En último análisis, entendemos que nosotros somos sólo nuestra mente, y por eso mismo, cuando sentimos que hay desgaste, hasta nuestro poder de elección parece quedar comprometido. La realidad es animadora: somos mucho más que el cuerpo y la mente, y por medio de la quietud y de la interiorización podemos reconocer nuestras posibilidades y potenciales ilimitados. Trabajar, estudiar, interaccionar empleando los más diversos medios y tecnologías resulta en cansancio para el cuerpo, y principalmente para nuestra mente. Al final de un día podemos afirmar que “nosotros estamos cansados”, y por eso indispuestos para elegir, para expresar cualquier deseo o voluntad, como si la energía o combustible se hubiese acabado. Nosotros, en realidad, no estamos cansados, pero nuestra fantástica máquina cuerpo-mente sí está desgastada. Percibirse como ente existente y como ser en relación con el medio en que se encuentra (físico y metafísico), a través del vehículo mente-cuerpo, es muy revelador: nuestra comprensión se ensancha sobre nuestro poder realizador y lo que podemos hacer por medio de éste. Para ello, el primer paso es permitir que tu mente se calme: los pensamientos fluyen todo el tiempo, como en una conversación continua de varias voces, e intentar silenciar la mente por medio del esfuerzo sirve únicamente para estimular todavía más ese flujo. Resistirse a éste es totalmente contraproducente, pues, a la energía consumida por el flujo se añade la energía que se gasta para resistirse a él.

Un modo simple y totalmente practicable para silenciar la mente es adherirse al no hacer nada, o sea, entregarse sin ningún tipo de resistencia al flujo.
Imagina que sostienes una gran palangana con agua: hacen falta malabarismos para mantener la superficie del agua serena y sin perturbaciones. Una superficie quieta, pacificada, no resulta de la tentativa de equilibrar la palangana y controlar los movimientos del agua dentro de ella. Es preciso permitir que el agua repose en la palangana y que la propia palangana repose, sin tentativa alguna de control. Entiende el agua como los pensamientos y la palangana como la mente, y acepta el reposo, sin intentar resistirte al movimiento del agua o incluso intentar controlarlo. Permanecer quieto, entregado, permite que el agua siga la tendencia del reposo en la palangana, o, si consideras el flujo de un río, que las aguas sigan armoniosas, en su curso.

La pacificación invita a la entrega y a la no resistencia. ¿Qué tal practicarlo?
Elige un sitio tranquilo y que te sea agradable, en medio de la naturaleza, de la ciudad, o en tu casa, y siéntate cómodamente, relajando el cuerpo y permitiendo que la mente se aquiete. Respira profundamente como si en la inspiración el aire trajese las luces más bellas del Universo a tu sistema, y en la expiración liberases aquello que ya no necesitas y que va para el reciclado. Déjate aquietar, haz nada, espera nada, desea nada, solo entrégate al momento y siéntete acogido por el Todo que te envuelve. Tu mente se va aquietando y los pensamientos van quedando desacelerados.

Si deseas dar algunos pasos más allá en tu ejercicio de pacificación e interiorización, puedes añadir el ejercicio de concentración en la secuencia de la práctica anterior: una vez la mente pacificada, establece el foco en la profundidad del propio ser y concéntrate en una referencia agradable, como la llama de una vela, una bella flor, el brillo de las estrellas, o concéntrate en tu propia presencia como algo profundo, interno y deliciosamente existente. En esa práctica de concentración hay una especie de movimiento voluntario: cuando la mente empiece a divagar, tráela amable y cariñosamente al foco, y permanece así, concentrado durante algún tiempo.

Para ir más allá de la concentración, para el caso de que desees percibir aún más profundamente tu existencia, ejercita seguidamente la concentración en el vacío. Funciona del siguiente modo: percíbete integrado a un todo sin límites, como si estuvieses a cielo abierto, con nubes que se mueven gentilmente: percibes el cielo sin límites siempre presente, y eventualmente una suave y gentil nube, que es el pensamiento expresándose. No necesitas saber la forma de la nube o su naturaleza, lo que importa es solamente el suave y libre movimiento de eventuales nubes, pues lo que se revela presente y atractivo es la integración con el cielo sin límites, en serena unión con la quietud y la armonía.

Continúa esa práctica durante el tiempo que te sea posible, y sírvete de esa estrategia diariamente, para que la tranquilidad y la quietud se te hagan familiares, y así tu máquina cuerpo-mente pueda tener una expresiva renovación, quedando totalmente perceptible que tu voluntad no puede ser comprometida por nada, al fin y al cabo, se expresa más allá de la propia mente y cuerpo. Siendo así, válete de tu voluntad y poder de elección, y asimila la vida ilimitada en cada inspiración. Los beneficios de estos ejercicios son inmediatos y también duraderos. Estupenda meditación.

Un afectuoso abrazo,

Marcelo Hindi – Psicoterapeuta Holístico


somos todos uno WebMaster o Apelido que identifica os artigos traduzidos dos Associados ao Clube STUM, bem como outros textos de conteúdo relevante.
Email: info@somostodosum.com.br


Me gustó este artículo?
Imprimir este artículo Envíalo a un amigo Otros artículos



 

  Ejercicios

Mapa Astral
Vidas Pasadas
Baraja Gitana
Juego de las 3 runas
 
Cuál es el color de tu miedo
La numerologia de las Relaciones
Constelaciones Familiares
Alineando los 7 centros energéticos de tu cuerpo
Mensaje del Sabio
I ching
Juego del Tarot Stum
Tarot de los Angeles
La numerologia de los colores que faltan en tu nombre
Central de la meditación
Tarot de las Relaciones
La cura del alma a través de los colores

 

  Videos

 

 


Navegación   Categorias   Ejercicios
Home   Almas gemelas   Mapa Astral
Quiénes Somos   Astrologia   Vidas Pasadas
Inscribirse   Cuerpo y mente   Baraja Gitana
Indicalo a un Amigo   Espiritualidad   Juego de las 3 runas
Añadir a los Favoritos   El Despertar   Cuál es el color de tu miedo
      Psicología   La numerologia de las Relaciones
      Clube   Constelaciones Familiares
           
© Copyright 2000-2014 - Somostodosuno.com - Todos los derechos reservados